Tranquilidad en el paddock antes de la clasificación, por Lara Álvarez