Giacomo Agostini y A. Nieto, campeonísimos