El duelo de Simón y Elias por la quinta plaza