Stoner, al límite en Estoril