Ni los problemas con los neumáticos pueden con Valentino Rossi: al mando con Pedrosa