Pedrosa y Lorenzo, en paralelo