Ángel Nieto y Fernando Morientes, en paralelo