Lo que no viste de la fiesta de los campeones