Jaime Fernández, un romántico de las motos