Márquez salva una caída imposible