Caída de Rossi y ovación de la grada