Márquez responde al dominio de las Yamaha