El Mundial vuelve a Barcelona, cuna de grandes tardes del motociclismo español