La primera 'locura' de Fabio Quartararo: adelantamiento imposible en Jerez