Así fue la seguridad en Cheste para que las motos fueran una auténtica fiesta