Stoner puso el morbo y Lorenzo el ritmo en el segundo día de trabajo en Sepang