Lorenzo sigue a otro nivel… y Márquez le ve aún muy lejos tras el primer test