Luis Salom tenía dos pasiones por encima de todo: las motos y su madre