Navarro dedica a Salom su primera victoria mundialista en Moto3 señalando al cielo