Todos los equipos entre lágrimas salen de su garaje para acompañar al equipo de Salom