Un niño recuperado de leucemia dibujó el dorsal de Pol Espargaró en Montmeló