El Audi TT RS, un coche del que no te vas a querer bajar: una máquina precisa y divertida