BMW M6, un puesto de conducción perfecto