El BMW 420d, un descapotable para todo el año: elegancia y deportividad a raudales