Marcos Martínez con el nuevo McLaren 650S