¿Puede un Fórmula 1 convertirse en un coche de calle? Sí, aquí tienes la prueba