Renault Clio RS, más que un pequeño GTi