El futuro de Toyota: una conducción autónoma de 1.000 kilómetros con las ventanas utilizadas como pantallas táctiles