El mayor capricho de Rolls Royce previo pago de 11 millones de euros: así es el Sweptail