En 2022 los coches nuevos tendrán una caja negra como la de los aviones