El deportivo del futuro tendrá propulsión eléctrica e inteligencia artificial