El desorbitado precio por el que se subastó un Ferrari 250 GTO de 1962