¿Te imaginas un coche con un volante sin radios? Así era el Maserati Boomerang de 1971