Probamos la Ninja 400, la moto con la que ganó el Mundial Ana Carrasco