Vanesa Romero suelta adrenalina como copiloto con unos derrapes que cortan el hipo