El sector automovilístico apuesta cada vez más por la responsabilidad social