Mamen lo tiene claro, ni stripper ni actores porno pero Abel se queda