Marina, contra las cuerdas