Dani vivió tres meses en la miseria