Mamen trata de consolar a Dani ¡con tres besos!