Rafa no podía perderse la final de Ferchu