Carolina, hundida por la vuelta de Tania