Javi, dolido con su expulsión