David acepta su expulsión como un auténtico caballero