Las lágrimas de Manzano conmueven al plató