Anita no puede ni hablar de la emoción