Álvaro también quiere ser tronista y su llegada complica el trono de Rubén