Una nueva pretendienta siembra la tensión entre los tronistas