Noel y Víctor, en Miami