Jordi, entre licenciaturas y gimnasios